Publicidad

Pubicidad

(Por: David Fernando Cruz Chumbe)
Hoy Miércoles Santo, en medio de gran expectativa y recogimiento de los fieles católicos, se desarrollará al promediar nueve de la noche la Procesión de “El Encuentro” en la Plaza Mayor de la ciudad, que mostrará la imagen milagrosa del Patrón de Huamanga: Jesús Nazareno, llevando una cruz sobre sus hombros, y la de la Virgen Dolorosa, acompañados de San Juan y de la Verónica, que previamente partirán del Templo de Santa Clara, que forma parte del Monasterio de Clausura del mismo nombre.
Esta es la procesión que suscita mayor emotividad en la población ayacuchana. La imagen del Cristo Nazareno y de la Virgen Dolorosa, por separado, salen del Templo de Santa Clara. Cada una, en su propia anda y separados una o dos cuadras, seguidos de cientos de fieles compungidos. Días antes, las monjas de clausura preparan y visten a la imagen del Nazareno, que es venerada a lo largo del año. Cuenta la tradición, que las monjas le cortan el cabello y la barba que le creció al Nazareno.

Desde horas de la tarde, los vecinos e instituciones de la ciudad elaboran las más vistosas y bellas alfombras de flores y aserrín de colores, en una especie de competencia estética, ofrecidas al paso del Nazareno. El Coro de Caballeros de Semana Santa, integrado por las mejores voces de la ciudad, acompaña todo el recorrido de la procesión, entonando canciones sacras en quechua y español en cada esquina.
"EL ENCUENTRO"
En el perímetro de la Plaza, el anda de la Verónica avanza con rapidez y da el encuentro al Nazareno; ambas andas se aproximan y se inclinan para que la mujer "limpie" la sangre y el sudor del Señor, quedando las huellas impregnadas en el paño utilizado. Luego, la Verónica da el encuentro a San Juan para informarle que estuvo con Jesús; después, ambos, van en busca de la Virgen para comunicarle la triste nueva, mostrándole el paño con que secara el rostro de Jesús. Enseguida los tres se dirigen en busca del Nazareno, produciéndose idas y venidas de las imágenes.
Finalmente, el desenlace y momento cumbre se desarrolla en la esquina de la Municipalidad con la antigua Escuela de Bellas Artes. La Virgen encuentra a su hijo, y se inclina tres veces, rememorando el camino al calvario. Las imágenes "conversan" un largo rato, en un marco de expectativa general. En ese espacio de tiempo, los sacerdotes que acompañan, ofrecen incienso a nombre del pueblo, con cánticos que entonan los feligreses, dando un ambiente muy espiritual. Luego, las andas abandonan lentamente la Plaza Mayor retornando al Templo de Santa Clara.
La procesión recuerda el camino que Jesús emprende al patíbulo de la Cruz, es el camino que refleja el camino triunfal de la resurrección. Este pasaje no sólo recuerda el sufrimiento que es capaz de soportar el hombre, sino el amor por sus semejantes hasta dar la vida por ellos.
(Fotografía: www.salesianosayacucho.edu.pe)

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0

Gente en la conversación

Cargar Comentarios Previos