Publicidad

Pubicidad

Desde que la propiedad privada se adueñó de la mente humana y enseñó a las minorías a odiar a las débiles mayorías y arrebatarles sus tierras, ganado, mujeres creando para eso instituciones militares, religiosas, culturales que lo justifiquen, las sociedades se dividieron en dos grupos: explotadores y explotados.

Cuando las naciones militarmente poderosas llevadas por su voracidad por expandirse invadiendo territorios ajenos para robarles sus riquezas, estos fueron denominados indígenas, nativos, y calificados como razas inferiores, bárbaros, salvajes y los redujeron a la más mínima condición humana en nombre de una cultura o raza superior.
Tuvieron que desaparecer naciones, con pueblos y todo y mucho tiempo para que los países cultos derrotados en campos de batalla por los pueblos indígenas se den cuenta que los llamados inferiores o salvajes eran tan o más inteligentes que los defenestradores y para que un organismo como la O.N.U. haga su llamado para que las naciones poderosas se abstengan de extinguir pueblos a través de la guerra, la desnutrición y el hambre, instituyendo además el “Día Internacional de los Pueblos Indígenas” que recayó en un 9 de Agosto como ayer y que por cierto no pasó por desapercibido para este Diario Cultural que obviamente le dedicó el editorial titulado ““Día Internacional de los Pueblos Indígenas”... un día más””.
Pese a las buenas intenciones de este organismo mundial las empresas internacionales multimillonarias hacen tabla rasa de la propiedad y derechos de estos pueblos. De nada valen estas dos exhortaciones que encontramos en el portal de la O.N.U.:
1) «En este Día Internacional de los Pueblos Indígenas del Mundo, exhorto a la comunidad internacional a que vele por que no queden a la zaga. Para crear un futuro mejor y más equitativo, comprometámonos a esforzarnos más para mejorar la salud y el bienestar de los pueblos indígenas.»
2) «Agenda para después de 2015: Garantizar la salud y el bienestar de los pueblos indígenas».
Cada año, el 9 de agosto, se conmemora el “Día Internacional de los Pueblos Indígenas”. El día se celebra con eventos especiales en todo el mundo pero no se hace nada por humanizar a los países imperialistas que se está peleando entre ellos por apropiarse de mayores extensiones de tierras y recursos naturales, de varones y mujeres inteligentes.
Le pedimos su opinión a Francisco López Bárcenas, experto en temas internacionales sobre el particular y éste es un resumen de su amplia respuesta.
////////// Día de los pueblos indígenas, ¿hay algo que celebrar?
Ayer 9 de agosto los estados del mundo realizaron diversas actividades para celebrar el Día Internacional de los Pueblos Indígenas, como lo hacen desde 1995, cuando por acuerdo de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) comenzó el Decenio de las Poblaciones Indígenas, con la finalidad de fortalecer la cooperación internacional para que los estados afronten los diversos problemas que aquejan a aquéllos.
El 20 de diciembre de 2004, poco antes de que ese plazo feneciera, la misma asamblea proclamó el Segundo Decenio Internacional de las Poblaciones Indígenas, con lo cual implícitamente reconocía que no habían logrado sus propósitos. Como parte de las actividades gubernamentales se instituyó el 9 de agosto como el Día de los Pueblos Indígenas.
A dos años de haber terminado el segundo decenio de estos pueblos, los estados del mundo celebraron su día sin la presencia de los festejados, porque la mayoría ni siquiera se enteró de que tiene una efeméride; cuando más, escuchamos discursos oficiales sobre el rezago en que se debaten los habitantes de estos pueblos y de los esfuerzos que desde las esferas institucionales se hacen para superarlos.
Vimos grupos de indígenas invitados a los festejos, generalmente a beneficiarios de algunos programas asistencialistas de los que se supone hace años habían terminado para dar paso a una política de desarrollo con identidad, según el discurso oficial. Será, pues, una fecha para que los gobiernos se luzcan en nombre de los pueblos indígenas y muestren que su discurso de la pluriculturalidad no es más que la forma que el neoliberalismo inventó para negarles sus derechos.
Los pueblos no festejan. Unos porque, como ya se dijo, ni siquiera se enteraron que en la ONU hace casi 21 años se preocupaban por la situación de colonialismo en que vivían; los que se dieron cuenta pensaron que más que mecanismos para ayudarlos a remontar su situación, lo que los estados estaban creando eran condiciones para disfrazar las políticas de despojo que las empresas privadas planeaban desde ámbitos internacionales, ajenos a los oficiales pero más poderosos.
En México estas medidas se tomaron en una situación bastante delicada: hacía meses en Chiapas había estallado la rebelión indígena y amplios sectores sociales -incluidas muchas organizaciones indígenas- apoyaron su lucha, lo que obligó al gobierno federal a detener la ofensiva militar, la misma que se reanudó en febrero del año siguiente, intentando detener a la dirección del ejército rebelde, reanudando la intervención militar que hasta la fecha no cesa.
Hoy, cuando feneció el segundo decenio en que los estados que fijaron el 9 de agosto como “Día de los Pueblos Indígenas”, se propusieron terminar con el estado de postración en que se encontraban.
Está claro que las intenciones que perseguían eran distintas a las que enunciaban, y quienes no entraron en el juego tenían razón.
Por todas partes en América Latina se ve a los pueblos indígenas luchando contra el capital que busca despojarlos de su patrimonio.
En México, sólo a manera de ejemplo, podemos enunciar los siguientes casos: rarámuris, en Chihuahua; yaquis, en Sonora; cucapá, en Baja California; wirrárikas, en Jalisco; purépechas, en Michoacán; zapotecos, mixtecos, ikoots, cuicatecos y triquis, en Oaxaca; me'phaa, na savi y nahuas, en Guerrero; nahuas y popolocas, en Puebla y Veracruz. Todos ellos, y muchos otros que no menciono, luchan, construyen la geografía de la resistencia.
cada una de sus luchas tienen mucho en común: todos enfrentan el despojo capitalista instrumentado desde el poder.
Unos defienden sus territorios, otros sus recursos naturales; unos más sus lugares sagrados; otros sus derecho a ser ellos y organizar su vida de acuerdo con sus propias reglas.
Y eso incomoda a los poderosos porque impide el control. Por eso vale preguntarse si los pueblos indígenas tienen algo que celebrar este día, porque a la vista no aparece.
No es la misma situación con el Estado, que sí tiene mucho que festejar, sobre todo que ha conseguido los propósitos con los que creó esa fecha para los pueblos indígenas: seguir controlando su descontento. Pero su triunfo no ha sido total ni definitivo.
Hoy las luchas de los pueblos indígenas no sólo marcan la ruta de la resistencia, sino también la de la emancipación, pues saben que el único camino que les queda es dejar de ser colonias y convertirse en sujetos con derechos plenos. Y en eso también son ejemplos para otros pueblos.
Nuestra tesis dicha de otro modo, ¿más claro? Ni el agua. //////////
Paqarinkama, hasta mañana jueves

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0

Gente en la conversación

Cargar Comentarios Previos